Lun - Vier de 09 a 21h, Sáb (cita previa) de 11 a 13h. 983 40 61 52 637 40 20 40 (sólo URGENCIAS)

Aquí os presentamos el último artículo que hemos publicado en El Nuevo Arroyo, para todos aquellos que no tenéis oportunidad de poder adquirir dicho periódico.

Hola amig@s. En este artículo vamos a tratar un tema de gran interés para todos los propietarios de mascotas, especialmente a medida que se hacen mayores, y en ocasiones no tan mayores.

«No todo dolor articular o de huesos es artrosis»

Lo primero es aclarar que el término artrosis no es lo mismo que artritis, por mucho que a veces se confunda o se relacione. La artritis, desde un punto de vista didáctico, se refiere únicamente a la inflamación de una articulación, sea por el motivo que sea, aunque alguna de estas causas sea común a la artrosis. Mientras, la artrosis es un término que indica un proceso degenerativo en una o varias articulaciones, y aunque en muchas ocasiones genera artritis, inflamación, lo cierto es que esto no es necesariamente obligatorio. Lo que sí es ineludible, es que la artrosis siempre generará dolor, sobre todo durante la actividad física, y por lo tanto será motivo de sufrimiento para nuestra mascota.

Como es costumbre en nosotros, debemos aclarar algunos aspectos sobre el tema que nos ocupa, y el primero es advertir a todos los dueños de perros y gatos, que la artrosis no es una condición obligatoria de animales mayores. Son muy habituales las artrosis en articulaciones como los codos y la cadera en perros jóvenes de razas predispuestas a sufrir esta enfermedad debido generalmente a problemas de conformación, hereditarios, que provocan inestabilidad en dicha articulación y por lo tanto, artrosis.

«Los gatos también pueden sufrir artrosis»

Otra “leyenda urbana”, que debemos ir descartando, es la idea de que los gatos, gracias a su increíble constitución ósea, nunca padecen de sus articulaciones. Pues bien, esto no siempre es así, y cada vez más nos encontramos con gatos que sufren igual que los perros los duros síntomas de la artrosis. Pero eso sí, con una gran diferencia, y es que los gatos, en su afán por ponernos difícil el diagnóstico ocultando cualquier malestar, apenas manifestarán dolor, cojera o dificultad para caminar, y posiblemente solo presentarán menor actividad, jugarán menos, apenas se subirán a ciertos lugares o incluso adelgazarán porque el dolor les hará perder el apetito.

«Siempre es necesario hacer radiografías para estar seguros de que estamos ante un caso de artrosis y no de otra enfermedad»

Ante la sospecha de que nuestra mascota tiene artrosis, la herramienta para el diagnóstico es obvia, las radiografías. No debemos quedarnos únicamente en la exploración clínica, en la presencia de una cojera o un caminar renqueante. Las causas de una cojera o esa dificultad para andar pueden ser otras muy diferentes, incluidas las mencionadas artritis, que no artrosis.

«Ante el diagnóstico de artrosis en nuestra mascota, ya no vale la resignación»

Bien, ya sabemos que nuestro perro o gato tiene artrosis, ¿y ahora qué?, ¿lo asumimos sin más y dejamos a nuestro amigo que acepte su sufrimiento hasta el final de sus días? Aún recuerdo hace ya muchos años, aquellos pastores alemanes, mastines y otros perros ancianos, poco más que arrastrando su cuerpo por el suelo, con desagradables heridas en su cuerpo por pasar horas y horas tumbados en duros suelos debido a que apenas se podían mover por culpa del dolor que ello le generaba.

«Frente a la artrosis, actualmente hay esperanza de obtener calidad de vida»

El panorama en el tratamiento ha cambiado enormemente en los últimos años, por suerte para nuestras mascotas, y ahora mismo disponemos de medicamentos con un efecto analgésico y antiinflamatorio maravilloso a nivel articular, pudiendo ser usados de manera crónica y sin efectos negativos sobre su aparato digestivo, es decir, con una tolerancia total. Pero no solo eso, disponemos de dietas con resultados muy positivos, suplementos nutricionales, y por supuesto terapias de rehabilitación cada vez más eficaces, con mención especial a medicinas alternativas como la acupuntura. Todas ellas han conseguido que la calidad de vida de nuestras mascotas ancianas haya mejorado enormemente en los últimos años, pero para ello es necesario hacer las cosas bien, empezando por acudir a nuestro veterinario para que él sea el encargado de buscar la terapia más apropiada.

Responder

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Horario:

Lunes a Viernes: 09 a 21h.
Sábados: 11 a 13h (cita previa).

Dirección:

C/Picones 7,
Arroyo de la Encomienda
(Valladolid)
 guau@clinicalaflecha.es
 983 40 61 52 (clínica)
  637 40 20 40 (URGENCIAS y WhatsApp)