Lun - Vier de 09 a 21h, Sáb (cita previa) de 11 a 13h. 983 40 61 52 637 40 20 40 (sólo URGENCIAS)

Este es el último artículo publicado en El Nuevo Arroyo. Segundo y último capítulo sobre las gastroenteritis.

Hola amig@s. Hoy proseguimos con el artículo sobre las gastroenteritis que iniciamos en el número anterior. Si recordáis, lo dejamos en que ya teníamos controlados los vómitos y por lo tanto ahora tenemos que hacer frente a la diarrea, situación que se puede dar de manera aislada, sin que vaya asociada a vómitos.
Siguiendo la misma teoría que con el estómago, al intestino deberemos cuidarle, que repose y se recupere. El ayuno de alimentos durante 24 e incluso 48 horas es una medida mágica para cortar el mayor porcentaje de diarreas, ¿parece obvio verdad?, pues no siempre es así, algunas enfermedades cursan con diarrea aunque el animal no ingiera absolutamente nada de alimento, pero creednos que el ayuno será lo mejor que podamos hacer por nuestra mascota, al menos inicialmente. Es importante no dar el famoso arroz cocido “para que estriña”. Cuando decimos ayuno, es ayuno, nada de comida, ni arroz ni yogures, ni nada. Esos remedios caseros y tradicionales lo único que consiguen es prolongar más la diarrea, quizás menos líquida, pero diarrea al fin y al cabo.
El mismo dato que ya os contamos con los vómitos, las medicaciones para cortar diarreas humanas, apenas tienen efectos positivos en perros y gatos, por no decir que no tienen ningún efecto. Los experimentos…
Bien, han pasado unas horas sin vómitos y nuestra mascota nos pide agua desesperadamente, pero sigue con algo de diarrea. ¿Le dejamos que beba lo que quiera? No. Lo más probable es que el estómago solo admita pequeñas cantidades de agua fresca y con mucha frecuencia. Un truco, poned en el bebedero un cubito de hielo y que lo vaya lamiendo poco a poco mientras se derrite. Será la manera de evitar un nuevo vómito que nos haga volver para atrás en el tratamiento.
Pasan las horas, hemos controlado los vómitos, bebe poco a poco y ya no tiene sed, hace esfuerzos por defecar pero apenas expulsa nada. No debemos seguir con el paseo, o tanto esfuerzo provocará la presencia de sangre fresca en esas ridículas heces diarreicas. Nos mira con interés, tiene hambre. ¿le damos algo de comer? QUE NO, aunque lleve más de un día sin comer. Paciencia, su intestino está a punto de sanar, pero nos queda el último tramo, el final del intestino grueso. Esperaremos a que no haga ni intenciones por defecar, ese es el momento.
OK, lo tenemos controlado. Toca empezar a comer. La típica dieta astringente, arroz blanco con algo de carne magra (pechuga de pollo o pavo), quizás queso fresco o pasta, será lo conveniente, pero eso sí, en pequeñas raciones y con bastante frecuencia a lo largo de todo el día, cinco veces mejor que tres. Lo ideal, recurrir a las dietas comerciales específicas para estos procesos, sea en forma de latas o en pienso.
Lo hemos logrado, nuestro amigo no solo no vomita, si no que está comiendo bien la dieta que le hemos puesto, y curiosamente ahora lleva 2 días sin defecar. Es normal, tras una gastroenteritis no es extraño un breve periodo de estreñimiento, o mejor dicho de “no defecación”. Entonces, ¿Cuándo le vuelvo a dar su pienso habitual? Respuesta, cuando todo vuelva a la normalidad, y sus heces vuelvan a ser formadas, no pastosas. Y deberemos hacer el cambio de manera gradual, poco a poco, mezclando la dieta astringente con el pienso en el transcurso de unos días, hasta recuperar la regularidad propia de cada individuo.
Prueba superada, y sin recurrir a medicamentos ni fórmulas mágicas, únicamente tratamiento dietético. ¿Pero qué pasa si esto no funciona?. Pues sintiéndolo mucho amigos, aquí no queda más remedio que pasar al plan B y pedir la ayuda de nuestro buen colega el veterinario que con su buen hacer, será el que determine si es necesario recurrir a alguna prueba analítica y por supuesto a la medicación apropiada para resolverlo.

Responder

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Horario:

Lunes a Viernes: 09 a 21h.
Sábados: 11 a 13h (cita previa).

Dirección:

C/Picones 7,
Arroyo de la Encomienda
(Valladolid)
 guau@clinicalaflecha.es
 983 40 61 52 (clínica)
  637 40 20 40 (URGENCIAS y WhatsApp)