Lun - Vier de 09 a 21h, Sáb (cita previa) de 11 a 13h. 983 40 61 52 637 40 20 40 (sólo URGENCIAS)

Aquí tenéis el nuevo artículo publicado en El Nuevo Arroyo de nuestro municipio. Confiamos en que os guste y os sea útil.

Hola amig@s. En este nuevo artículo vamos a hablar de un tema crucial como es el de la alimentación, algo que forma parte de los 3 pilares fundamentales en lo que se refiere a la tenencia responsable de una mascota, junto con la vacunación y sobre todo, con la desparasitación, tanto interna como externa.

Resulta una obviedad que, a diferencia de lo que ocurre con la vacunación y la desparasitación, un animal no podría sobrevivir sin alimentarse, pero de ahí a hacerlo de una forma adecuada y sana, puede haber grandes diferencias.

En la actualidad, la nutrición es un tema que genera millones de artículos, solo hay que mirar a nuestro alrededor para comprobar la cantidad de comentarios e información sobre alimentos, dietas, gastronomía, cocina, etc que pululan en todos los medios de comunicación, y no nos referimos únicamente a los animales, por supuesto que también y especialmente en al ser humano. Esto que en principio puede ser beneficioso, también entraña un alto riesgo si las fuentes de información no son lo adecuadas o profesionales que deberían ser, y así nos encontramos con opiniones venidas de seudo-expertos que con una gran habilidad para convencer a las masas, dan lugar a no pocos problemas de salud para quién se deja embaucar por sus consejos.

Los perros son omnívoros (o carnívoros facultativos), esto significa que pueden vivir perfectamente sin ingerir proteínas de origen animal, pero eso no significa que no se les deba restringir de manera total y absoluta el acceso a dichas proteínas. Aunque, si nos vamos al otro extremo, tampoco será del todo beneficioso que les aportemos una dieta basada sobre todo en alimentos de origen animal, apoyándonos en una falsa teoría que lo justifica todo por su origen lobezno.

Los gatos, por otro lado, sí son carnívoros estrictos, por lo tanto en ellos, es absolutamente necesario que obtengan una cierta cantidad de alimento de origen animal.

Hay una tendencia a dar “comida natural”, entendiendo por “natural” a los alimentos sin apenas ser cocinados confiando en que por este motivo sean más saludables o resulten en una vida más larga, sin embargo no hay ninguna evidencia científica de que esto sea así, de hecho la alimentación basada en piensos y dietas comerciales ha sido la principal causa de que nuestras mascotas hayan aumentado su calidad de vida y su longevidad en los últimos años, por lo tanto, alguna ventaja tendrán sobre la alimentación basada en restos de comidas de casa o desechos de carnicería como se hacía antaño y por proximidad, con las nuevas mal llamadas “dietas naturales”.

Fuera de los piensos y dietas comerciales, las variantes que en estos tiempos podemos encontrarnos en fuentes como libros o internet, con sus ventajas e inconvenientes son:

  • DIETAS CASERAS: opción que eligen algunas personas por una falsa creencia de obtener un ahorro económico, o por evitar ingredientes que presuponen perjudiciales. Lo cierto es que resultan en un riesgo de desequilibrios nutricionales (deficiencias en calcio, vitamina D, zinc y ácidos grasos esenciales, sobre todo); incorporación de ingredientes peligrosos de tipo holístico, como ajo, huesos y algas; formulación de dietas mal balanceadas o rechazo de algunos alimentos por parte del animal; sobrecostes por incorporación de los suplementos que necesitan, así como el tiempo y la dedicación; modificaciones negativas en la composición por todo tipo de motivos(economía, accesibilidad, preferencia del animal…). Las dietas caseras únicamente son beneficiosas cuando las opciones comerciales no se adaptan o no son la solución a las necesidades particulares del animal y siempre amparadas por un veterinario especialista en nutrición.
  • DIETAS CRUDAS: sostenidas por argumentos con poca base científica como que son más naturales porque están más adaptadas a la evolución del perro como descendiente del lobo, o que la cocción destruye nutrientes y afecta a la digestibilidad. La realidad es que aunque el procesado del alimento provoca estos efectos negativos, también favorece otros como la digestión del almidón y la disponibilidad de algunas vitaminas, y en cualquier caso, las casas comerciales corrigen estos aspectos negativos en su producto final. Los problemas asociados a las dietas crudas son los mismos que en las dietas caseras y además problemas en la dentadura, intestinales, así como contaminación por bacterias como la peligrosa Salmonella.
  • DIETAS SIN CEREALES/GLUTEN: no hay base científica que respalde estas dietas ni que responsabilice al gluten de problemas en los animales como ocurre en las personas. Tampoco vale el argumento de que los animales no han evolucionado comiendo cereales, ya que el almidón que es lo que principalmente contienen, también está presente en las dietas sin cereales, y por otro lado, los cereales aportan algunos nutrientes muy útiles para nuestras mascotas.
  • DIETAS VEGETARIANAS/VEGANAS: elegidas por cuestiones éticas por algunos propietarios sin pensar en las deficiencias en proteínas, aminoácidos y palatabilidad que generan, sin olvidar el escaso control que existe sobre su composición y etiquetado.

IMG-20160506-WA0039Gracias a las dietas comerciales nuestras mascotas e incluso los animales de granja disponen de una alimentación absolutamente controlada, sin carencias ni deficiencias. Los perros y los gatos no tienen esa necesidad tan humana de disfrutar de una comida variada, no disfrutan de la gastronomía como nosotros. Nuestras mascotas pueden vivir perfectamente siendo alimentados con un pienso apropiado toda la vida, somos sus dueños los que pensamos que, como nosotros, deben variar los sabores de su comida. ¿Alguien realmente cree que dar lo que nuestro perro o gato quiere, es lo que verdaderamente le conviene? Pensadlo bien, si a nuestros animales, y no solo nos referimos a nuestras mascotas, les diéramos solo lo que a ellos les gusta, ¿estarían en perfectas condiciones nutricionales y de salud? Incluso es más, ¿alguien, y decimos persona,  puede estar absolutamente seguro que comiendo una dieta variada y saludable no pueda tener alguna carencia en algún mineral o algún oligoelemento?, o dicho de otra manera, quién tiene una alimentación más controlada, equilibrada, completa y correctamente balanceada, las mascotas que comen piensos de calidad perfectamente formulados, analizados y perfeccionados durante años y años, o nosotros mismos, que comemos simplemente lo que más nos gusta o consideramos más apropiado para nuestra vida.

En conclusión, la realidad es que la dieta perfecta no existe, porque sería aquella que se adaptara a todas y cada una de las necesidades particulares de cada individuo, y eso como comprenderéis, es algo que hasta el momento resulta poco menos que una utopía. Mientras, confiad una vez más en los consejos nutricionales de un profesional, vuestro veterinario.

Responder

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Horario:

Lunes a Viernes: 09 a 21h.
Sábados: 11 a 13h (cita previa).

Dirección:

C/Picones 7,
Arroyo de la Encomienda
(Valladolid)
 guau@clinicalaflecha.es
 983 40 61 52 (clínica)
  637 40 20 40 (URGENCIAS y WhatsApp)