Lunes-Viernes: 9h-21h, Sábados (cita previa): 11h-13h  983 40 61 52  637 40 20 40 (Sólo URGENCIAS)

Para todos aquellos que no tenéis acceso a el periódico de nuestro municipio, aquí colgamos el artículo que sobre la parvovirosis, publicamos en El Nuevo Arroyo.

Hola amig@s, a cuántos de vosotros no se le ponen los pelos de punta y la carne de gallina simplemente al oír mencionar la palabra “parvo”. Cuántas veces no nos encontramos con personas que nos cuentan su triste experiencia con esta enfermedad. Una vez más vamos a tratar de poner un poco de luz y romper falsos mitos en lo que respecta a la parvovirosis.

adorable-1850276_1920La parvovirosis es una enfermedad producida por un virus cuyo objetivo son las células del intestino, principalmente el  intestino delgado, y más concretamente las células de la base de las vellosidades que, a modo de microscópicos pelos, el intestino posee para poder absorber los nutrientes.

La vía de contagio es fecal-oral, es decir, el virus es expulsado a través de las heces de animales enfermos, y entra en animales sanos cuando estos, toman contacto con estas heces y de una manera u otra, penetran en su tubo digestivo para llegar hasta el intestino.

Una vez allí, el virus coloniza las mencionadas células del intestino hasta acabar con ellas, de tal manera que el intestino pierde todas las vellosidades, quedando erosionado e inflamado por el daño, además de expuesto a todo tipo de gérmenes que habitan en él.puppy-1040951_1920

Las consecuencias de todo ello son bien conocidas y difíciles de olvidar por todo aquel que haya tenido un cachorro que haya padecido la parvovirosis: vómitos incontrolables, diarrea sanguinolenta, debilidad extrema, deshidratación severa, pérdida total de apetito,…

En una situación así, obviamente los remedios caseros no sirven de nada, y la única posibilidad de supervivencia para nuestra mascota será la hospitalización en una clínica, ya que el tratamiento con fluidos será fundamental, entre otras medidas.

Por eso, lo verdaderamente importante y que todos debéis tener claro, es que lo que realmente salva la vida de los perros en lo que a la “parvo” ser refiere es una vez más la PREVENCION, es decir, la VACUNACIÓN. Hasta hace pocos años, gracias a la vacunación masiva de los cachorros, la enfermedad parecía cerca de estar controlada. Sin embargo, los estudios indican que debido a la entrada de cachorros de países del este, una cepa inexistente por esta zona hasta entonces, y un tanto resistente a la inmunidad que genera la vacuna tradicional, está haciendo que la parvovirosis vuelva a ser todo un peligro para cachorros y no tan cachorros, sobre todo si no se ha seguido un protocolo vacunal adecuado.

Es importante acabar de una vez por todas con la idea de que a los cachorros se les empieza a vacunar a los 3 meses de edad. El programa de vacunación empieza al mes y medio, una vez que haya sido desparasitado internamente de manera correcta, y nunca acabará por debajo de las 16 semanas, tras varias dosis de la vacuna.

dog-2043869_1920Es cierto que los perros que han pasado por la enfermedad adquirirán unas defensas mucho más duraderas que cualquier vacuna, pero no se puede precisar cuánto de duradera. Con las vacunas ocurre algo semejante, es muy probable que protejan más allá de un año. Sin embargo, y debido a que no se puede precisar la duración de la inmunidad adquirida, el consejo sigue siendo vacunar frente a este virus de manera anual. Y qué decir de los perros ancianos pero que son vacunados todos los años, de la misma manera que ocurre con los humanos ancianos, la debilidad o indefensión de los perros mayores hace recomendable mantener la vacunación anual y no bajar nunca la guardia.

Ah, y si tenéis pensado tener una camada con vuestra perrita, la mejor manera de evitar el contagio con el virus a toda la camada es tener a la madre al día de sus vacunas antes de la monta.

Así que ya sabéis, ante enfermedades como la parvovirosis, nada como la prevención y los buenos consejos que los profesionales de la medicina animal os darán.

Responder

Ven a conocer la clínica

Horario

Lunes a Viernes de 09 a 21:00h. Sábados de 11 a 13:00h (con cita previa)

Dirección

C/Picones 7 Arroyo de la Encomienda (Valladolid)  guau@clinicalaflecha.es  983 40 61 52 (clínica)   637 40 20 40 (urgencias y whatsapp)